Envejecimiento, deterioro laboral y transición a la jubilación en personas con discapacidad intelectual o del desarrollo

(2018 – 2020) Investigación evaluativa

Encuadre

Las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo (DID), por razones derivadas de su discapacidad sufren un deterioro más acelerado y tienen una menor longevidad. Este deterioro y este envejecimiento repercuten directamente en su empleo. La cuestión relevante es cómo podemos detectar que una persona DID inicia un deterioro laboral y qué apoyos debemos proporcionarle para mitigarlo hasta que lleguemos a la opción de la jubilación.

En España el marco legal, consciente de la situación anteriormente explicada, establece unos parámetros para que las personas con discapacidad puedan optar a jubilaciones anticipadas. Las opciones son las siguientes:

  1. A.      Jubilación anticipada de trabajadores con una discapacidad igual o superior al 65%

Esta modalidad de jubilación anticipada está regulada por el Real Decreto 1539/20033. La edad ordinaria exigida para el acceso a la pensión de jubilación puede reducirse para los trabajadores con discapacidad por cuenta ajena incluidos en el Régimen General y en los Regímenes Especiales de Trabajadores del Mar y de la Minería del Carbón en un período equivalente al que resulte de aplicar al tiempo efectivamente trabajado los coeficientes que se indican a continuación, siempre que durante los períodos de trabajo realizados se acrediten los siguientes grados de discapacidad:

    • El coeficiente del 0,25, en los casos en que el trabajador tenga acreditado un grado de discapacidad igual o superior al 65%.
    • El coeficiente del 0,50, en los casos en que el trabajador tenga acreditado un grado de discapacidad igual o superior al 65% y acredite la necesidad del concurso de otra persona para la realización de los actos esenciales de la vida ordinaria.

Para poder acogerse a cualquiera de las dos opciones anteriores debe acreditarse una edad mínima, de manera que una vez aplicados estos coeficientes reductores de la edad no pueda ocurrir que el trabajador con discapacidad pueda acceder a la pensión de jubilación antes de los 52 años.

  1. B.      Jubilación anticipada de trabajadores con una discapacidad igual o superior al 45%

Esta modalidad de jubilación anticipada está regulada por el Real Decreto 1851/20097 y afecta a los trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia incluidos en cualquiera de los regímenes que integran el Sistema de la Seguridad Social que, a lo largo de su vida laboral, hayan trabajado un tiempo efectivo equivalente, al menos, al período mínimo de cotización que se exige para poder acceder a la pensión de jubilación. Pueden solicitarla trabajadores que hayan tenido una discapacidad igual o superior al 45% durante todo ese tiempo y que estén incluidos en uno de los siguientes tipos:

    1. Discapacidad intelectual (antes retraso mental).
    2. Parálisis cerebral.
    3. Anomalías genéticas.
      • Síndrome de Down.
      • Síndrome de Prader Willi.
      • Síndrome X frágil.
      • Osteogénesis imperfecta.
      • Acondroplasia.
      • Fibrosis Quística.
      • Enfermedad de Wilson.
    1. Trastornos del Espectro Autista.
    2. Anomalías congénitas secundarias a Talidomida.
    3. Síndrome Postpolio.
    4. Daño cerebral (adquirido):
      • Traumatismo craneoencefálico.
      • Secuelas de tumores del SNC, infecciones o intoxicaciones.
    1. Enfermedad mental:
      • Esquizofrenia.
      • Trastorno bipolar.
    1.  Enfermedad neurológica:
      • Esclerosis Lateral Amiotrófica.
      • Esclerosis múltiple.
      • Leucodistrofias.
      • Síndrome de Tourette.
      • Lesión medular traumática.

La edad mínima de jubilación de los trabajadores con una discapacidad igual o superior al 45 por ciento, incluidos en los tipos del listado anterior, será, excepcionalmente, la de 56 años.

En España conocemos solo un precedente de análisis del deterioro laboral desarrollado por Lantegi Batuak con la “Investigación sobre el envejecimiento y deterioro de las personas con discapacidad intelectual en el ámbito ocupacional y del empleo en Bizkaia” y el protocolo que Lantegi Batuak establece para afrontar este problema “Deterioro y envejecimiento de las personas con discapacidad en Servicio Ocupacional y CEE de Lantegi Batuak”.

Parece, por tanto, de gran interés y relevancia determinar indicadores adecuados de deterioro laboral. La identificación de estos indicadores nos permitiría realizar un protocolo de evaluación periódica para analizar de manera real la relevancia y el impacto de los indicadores propuestos y determinar, finalmente, un protocolo de prevención que dilatase en lo posible la vida activa eficaz de la persona con DID, al menos, hasta los limites legales de edad para los supuestos de jubilación anticipada.

El resultado final posibilitaría favorecer en la medida de lo posible el retiro de la persona con discapacidad, manteniendo una estructura de vida apoyada en el trabajo como herramienta de inclusión, normalización y participación social, y dentro del sistema productivo como agente activo y no pasivo, como trabajador y no como pensionista.

Financia

  • Plena Inclusión Castilla y León
  • Plena Inclusión España

Con el apoyo de

Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León

Equipo investigador

  • Borja Jordán de Urríes (Investigador Principal)
  • Miguel Ángel Verdugo (Investigador Principal)
  • Beatriz Sánchez

Equipo apoyo plena inclusión Castilla y León

  • Vanesa García
  • Erika Caballero
  • Raquel Morentín

Equipo apoyo plena inclusión España

  • Enrique Galván
  • Berta González

Equipo apoyo Junta Castilla y León

  • Benedicto Caminero
  • Reyes Pérez

Objetivo

  • (Fases 1 y 2) Determinar indicadores de deterioro laboral en las personas con discapacidad
    • Determinar variables e indicadores que puedan causar variaciones en el deterioro laboral.
    • Analizar el funcionamiento de las variables e indicadores en población que se acerque a la edad legal de jubilación según normativa vigente.
    • Determinar las necesidades de las personas con discapacidad y de sus familias el final de la vida laboral y al inicio de la jubilación.
    • Generar un protocolo de detección del deterioro laboral.
  • (Fase 3) Analizar el funcionamiento de los indicadores de deterioro laboral en las personas con discapacidad y factores ligados a estos (edad, sexo, tipo y grado de discapacidad, participación en programas de empleo con apoyo, participación en CEE, entre otras), así como estrategias de intervención para apoyo, con el objeto de determinar programas de prevención y apoyo específicos.
    • Determinar variables asociadas que puedan determinar variaciones en los indicadores de deterioro.
    • Analizar longitudinalmente la evolución de los indicadores y las variables asociadas en población que se acerque a la edad legal de jubilación según supuestos legales.
      • Con más del 65% de discapacidad.
      • Con más del 45% de discapacidad
    • Creación de grupos focales, para identificar estrategias de intervención y apoyo, que incluyan personal de los servicios de valoración de la JCYL, personal de las organizaciones del sector, personas con discapacidad intelectual y familiares, y personal de otras CCAA.
    • Determinar programas de prevención y de apoyo en función de los patrones que se deriven del estudio longitudinal y de los grupos focales.

Fases y metodología

Fase 1 (2019) finalizada

  1. Revisión bibliográfica y estado del arte respecto al deterioro laboral de las personas con discapacidad, su detección y prevención.

Fase 2 (2020 – 2021) en desarrollo

  1. Creación de grupos focales y/o panel Delphi para identificar posibles indicadores de deterioro y necesidades de apoyo que incluyan personal de los servicios de valoración de la JCYL, personal de las organizaciones del sector, personas con discapacidad intelectual y familiares, y personal de otras CCAA.
  2. Determinación de indicadores que deben responder a las siguientes características:
    • Adecuación para las personas según las diferentes tipologías de jubilación
    • Sensibilidad al cambio
    • Facilidad para medirlo
  3. Desarrollo de un PROTOCOLO DE EVALUACIÓN de indicadores de deterioro laboral.

Fase 3 (2021 – 2024) en diseño

  1. Determinar una muestra de población de personas con DID en edad cercana a la edad de jubilación, en los diferentes supuestos legales.
    • Grupo de personas con más del 65% de discapacidad.
    • Grupo de personas con más del 65% de discapacidad (en las diferentes tipologías)
  2. Aplicación del protocolo de evaluación con medidas repetidas anuales durante 3 años.
  3. Realización de grupos focales anuales.
  4. Determinación de niveles de deterioro para diseño de propuestas de intervención preventivas y de apoyo de manera diferenciada.
  5. Creación de PROTOCOLO DE PREVENCIÓN del deterioro laboral en personas con discapacidad.

Referencias

  • CERMI (2004) Jubilación anticipada de trabajadores/as con discapacidad grave. Madrid: CERMI
  • CERMI (2012) Jubilación anticipada de trabajadores y trabajadoras con discapacidad, guía práctica 2012. Madrid: CERMI
  • Elorriaga, E., Bayarri, V., Fillat, Y. y Alamani, L. (2011) Investigación sobre el envejecimiento y deterioro de las personas con discapacidad intelectual en el ámbito ocupacional y del empleo en Bizkaia. Bilbao: Lantegi Batuak.
  • Elorriaga, E., Restrepo, W., Mercado, A., De La Serna, F., Martín, F., Martín, M., Iturbide, P. Navarro, S. y Zulueta, B. (2013) Deterioro y envejecimiento de las personas con discapacidad en Servicio Ocupacional y CEE de Lantegi Batuak. Bilbao
  • Berjano, E. y García, E. (2010) Discapacidad intelectual y envejecimiento: Un problema social del siglo XXI. Madrid: FEAPS
  • FEAPS Aragón (2007) Guía de indicadores y recomendaciones para personas con discapacidad en proceso de envejecimiento. Zaragoza: FEAPS Aragón
  • Martínez, M, Cases, L. y Villaró, G. (2007) El envejecimiento de las personas con necesidades de apoyo generalizado. Madrid: FEAPS